Skip to toolbar

It’s important the act you follow

It is common to have people get on the local buses to sell sweets or biscuits (or perform musically) to get a meagre income but the sales pitch often comes with a story. I was on the bus with Annabelle and there was a salesman selling his booklet of psychological tips. He kind of sounded like a preacher so with nothing to do we listened in. After his spiel he offered a free book to whoever could answer his question. I gave it a try, wrong. Annabelle tried, another tried and then finally the young man next to us tried but he too was rejected. The young man said he’d heard the man before and he changed the answer every time. The man went on and on despite no sales of his booklet. He asked what was the cause of problems in the world. I said ‘sin’. He said no in a long-winded way. Then he asked “how do we find the truth?” I said “In the Bible” but my pre teen was getting embarrassed by my involvement so I went quiet while he went on about the good in the Bible, rich pastors, then that the expectation of 10% as offering to the church, and that it was not in the Bible. I held my tongue as he wasn’t listening. Finally he got off the bus with not one sale.

A few minutes later a very old man stood up and explained he’d come to Arequipa to help his daughter and her children who’d been abandoned by her husband and worse still she had cancer. He held his bag of sweets ready to sell.

But then he said “ I am from a highland village where I help a Pastor an Evangelical church and that man was wrong about giving 10%, it is in the Bible. I don’t like those mega churches that demand money either but in our church we decide how to use the money to help the church”. He said more but by this point people were already getting coins out to donate, few actually took a sweet because they knew he was for real. He probably never received so much. I’m guessing the incredible response was because of the salesman that he followed. It does matter the act you follow.

Importa mucho la acción y la persona que sigue.

Es común aquí ver vendedores subir a las combis (o buses) para vender dulces o galletas (o tocar música) para obtener algunos ingresos; pero el argumento de venta a menudo incluye una historia. Estaba en el autobús con Annabelle y había un vendedor que vendía su folleto de consejos psicológicos. Sonaba como un predicador, así que sin nada que hacer, escuchamos. Después de su discurso, ofreció un libro gratis a quien pudiera responder su pregunta. Cuando intenté responder, me equivoque. Annabelle lo intentó una vez, luego  otra vez y, finalmente, lo intentó un joven que estaba sentado a nuestro lado, pero él también tenía la respuesta incorrecta. El joven dijo que ya había escuchado al hombre antes y siempre cambiaba la respuesta. El hombre siguió y siguió a pesar de no haber vendido su folleto. Luego, preguntó sobre cuál era la causa de los problemas en el mundo. Yo le dije “el pecado”. A lo que me respondió “no” de una manera prolongada. Luego preguntó: “¿Cómo encontramos la verdad?”. Le dije “En la Biblia”, pero mi pre adolescente se estaba avergonzando por mi participación, así que me quedé callada mientras él hablaba sobre lo bueno en la Biblia, los pastores ricos, y que esperaban del 10% como ofrenda a la iglesia, y que eso no estaba en la Biblia. Me mantuve callada ya que él no me estaba escuchando. Finalmente, se bajó del autobús sin una sola venta.

Unos minutos más tarde, un hombre ya mayor se levantó y le explicó que había llegado a Arequipa para ayudar a su hija y sus hijos que habían sido abandonados por su marido y, peor aún, que tenía su hija tenía cáncer. Sostuvo su bolsa de dulces lista para vender.

Pero luego dijo: “Soy de un pueblo en las alturas en donde ayudo a un pastor en una iglesia evangélica y que ese hombre está equivocado con respecto a dar el 10% a la iglesia, eso está en la Biblia. Tampoco me gustan esas mega iglesias que demandan dinero, pero en nuestra iglesia decidimos cómo usar el dinero para ayudar a la iglesia ”. Dijo más, pero la gente ya estaba alistando sus monedas para donarle, pocas personas tomaron algunos dulces porque sabían que su historia era real. Probablemente nunca recibió tanto. Supongo que la increíble respuesta fue porque él fue el que siguió al anterior. En sí, importa mucho la acción y la persona que sigue.